El mar ha sido siempre un refugio para mí. Es el lugar en el que busco silencio, relax y luz. Los colores del agua, que van cambiando a medida que la luz del sol cambia, son siempre una fuerte inspiración para mis cuadros.

Al volver a la ciudad tras una escapada al mar, siempre veo a la gente a mi alrededor inmersos en sus propias ideas, en sus propias aguas. A aquellos que amamos el mar, cuando vamos tierra adentro, siempre nos queda cierta nostalgia del tiempo pasado bajo el agua. Son dos los grandes proyectos que llevo entre manos. El primero muestra la experiencia del buceo, el segundo, la experiencia del día a día.

 Sobre mí 2

Anuncios